París, al igual que otras ciudades del mundo, están evitando el orinado público. Por eso a lo largo de una década la ciudad ha instalado cientos de baños públicos gratuitos auto-limpiantes, pero el problema persiste, y la ciudad tiene que pagar otro equipo de trabajadores para limpiar el desorden. Llegando a colocar multas de $75 dolares a cualquiera que sea sorprendido orinando en la calle. Pero esta vez, en el exterior de la estación de tren Gare de Lyon, en Paris, se instalaron urinarios que alimenta a  plantas y que ademas ayuda al medio ambiente.

 

Llamados Uritrotoi, son urinarios ecológicos que fueron creados con la intención de evitar que las personas orinen en la calle. Este sistema ayuda al medio ambiente y no requiere de agua para funcionar, ya que el interior de la caja está hecha de paja, virutas de madera y aserrín.

 

Abono Paris

Además de reducir considerablemente el olor, la capa de abono que se genera se usa en parques y jardines de la ciudad, ya que mientras la personas orinan, se va creando un compostaje para fabricar abono y cuando el sensor Uritorroir indica que está lleno, es usado para este fin.

 

Xixi-3 (1)

 

“La función de los Uritrottoir es resolver las molestias urbanas del mal olor asociados con el orinado público nocturno en los centros de las ciudades”, dice Laurent Lebot de Faltazi, la empresa de diseño industrial que creó el nuevo urinario.