En los años 80 en Japón se empezó a suscitar un fenómeno muy extraño en ejecutivos y trabajadores de diversas empresas, ellos empezaron a sentir síntomas de enfermedades agudas en sus años más productivos y empezaron a caer muertos por exceso de trabajo, con el tiempo se descubrió que estas personas trabajaban 100 horas más al mes que cualquier trabajador promedio, a este fenómeno se le llamó “Karoshi” que significa algo como “muerte por exceso de trabajo” y se usa para describir este fenómeno social en el ambiente laboral que existe desde hace varias décadas en Japón.

 

Por otro lado tenemos a esas personas que sufren quizás una muerte más agonizante, como levantarse todas las mañanas y ir a trabajar a un lugar que no les gusta, solo para poder jubilarse a los 60 y tratar de sobrevivir de lo que estuvieron ahorrando durante los mejores años de su vida. Lo peor es que cuando llega este día tan anhelado de la jubilación ya no tienen ni las fuerzas ni las ganas de vivir que tenían en los años más productivos de su vida.

 

El título del libro de Timothy Ferris “La semana laboral de 4 horas” puede sonar engañoso o llegar a malinterpretar el mensaje del autor, pero antes que nada hay que entender algo muy importante, trabajar menos no significa ser un flojo o un vago. Lo que Ferris intenta demostrarnos con este libro es que podemos diseñar un estilo de vida en el que podamos hacer todas las cosas que tanto nos gustan, sin tener que posponerlas o quedarnos con las ganas de hacer porque nunca tenemos tiempo, por todo el exceso de trabajo que tenemos.

 

Por ejemplo en mi caso me gustaría: volver a vivir unos meses en Rio de Janeiro, aprender otro idioma, visitar el continente asiático, vivir un par de meses en la Patagonia, volver a visitar cuzco, en fin. Todo esto depende de los gusto de cada persona y de lo que desee hacer. Pero todo esto lo puedes hacer mientras estás ganando dinero y tu negocio está funcionando. Tener un negocio a distancia se ha convertido gracias a la tecnología en algo muy palpable.

 

En la cultura laboral de la sociedad, es más valorado el “trabajo” que la “productividad”, muchas veces en las empresas un empleado es mejor pagado por trabajar 10 horas y que se vea ocupado, que otra persona que puede hacer ese mismo trabajo en 3 horas. Eso nos lleva el unos de los conceptos de los que habla Ferris en su libro “la eliminación” porque para trabajar 4 horas a la semana debemos convertirnos en unas personas altamente productivas y efectivas.

 

Para poder lograrlo Ferris habla de dos conceptos: “La ley de Parkinson” y “El principio de pareto”

 

La ley de Parkinson: Este principio nace gracias a Robert Greene el autor del libro “Maestría”, que mientras escribía este libro, se vio presionado por su editorial a terminarlo en 3 semanas, cuando el sabia que necesitaba como mínimo 6 meses para investigar y desarrollar sus ideas, obviamente al principio se estreso pero después de muchos desvelos y esfuerzo consiguió hacerlo en 3 semanas. La ley de Parkinson: tiene como máxima “el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine”, en otras palabras si alguien te da una fecha límite de una semana para terminar tu trabajo, vas a tener que eliminar esas cosas que no son importantes o relevantes para alcanzarlo y vas a depositar 100% de tus esfuerzos para lograr tu objetivo. Por el contrario que si tienes una fecha límite de un mes vas a posponer las actividades importantes y no le vas a dedicar el 100%.

 

El teorema de Pareto: Este principio es también conocido como la regla del 80-20, y recibe su nombre gracias a Vilfredo Pareto. El se dio cuenta que el 80% de las tierras en Italia pertenecían a el 20% de la población, mientras que el restante 20% de las tierras pertenecía al 80% de la población restante. El principio de Pareto se ha aplicado con éxito a los ámbitos de la política y la Economía a través de la historia. Un ejemplo: Si tienes un negocio y haces publicidad en la radio, la televisión, flyers, prensa y google adwords, pero con el tiempo te das cuenta que el 80% de tus ventas son generadas por internet utilizando google adwords el cual era el 20% de tus promociones, entonces ¿que haces? eliminas y dejas de gastar en el otro 80% de promociones que no te dan resultados.

 

Una vez tengas claro estos dos conceptos de eliminación, puedes pasar a la “Automatización”, en estos días, tener una página web, una cuenta en paypal y un producto que vender te convierte en un emprendedor, antes si querías vender un producto tenías que invertir una fortuna en alquiler, inventario, producción, promoción, empleados, impuestos, etc. ahora cuentas con posibilidades infinitas a través de las tecnologías. Como es el caso de Alvin Lall, emprendedor que creó un negocio de 3 millones de dólares en 10 meses gracias a Instagram.

 

 

Los pasos para emprender en Internet, pueden resumirse en escoger bien tu nicho, crear un producto, comercializarlo en una página web y promocionarlo en redes sociales. Esto no quiere decir que estos simples pasos sean la clave de tu éxito, ya que es necesario estudiar como funcionan las redes sociales, aprender sobre marketing digital, equivocarse y volver a empezar, determinar si realmente te apasiona el nicho en el que deseas emprender, y aunque te digan que no es necesario invertir dinero, si, es necesario, el dinero sera una herramienta muy útil para poder empezar un negocio por Internet, ya que con el podrás pagar consultorías, cursos, pagar los servicios necesarios el funcionamiento hosting, dominio, marketing digital, servicios de programación o diseño web profesional etc.

 

Ferris habla de este ultimo, paso en su libro:
Liberar: se centra en cómo llevar con éxito nuestro estilo de vida, librándonos de una ubicación geográfica y un empleo fijo.

 

“El logro de lo extrardinario no es un proceso lineal”

Christopher Sommer.

 

 

Si tienes la oportunidad de comprar este libro hazlo, es un valioso recurso para toda persona que quiere iniciarse en el nomadismo digital.